Obligaciones con las tarjetas de crédito

Tradicionalmente la tarjeta de crédito ha sido definida como un instrumento de pago. Esta realizada de material plástico e incorpora banda magnética, la última tendencia es que las tarjetas de crédito cuenten con un chip. Hoy se considera que la tarjeta de crédito es algo más que un medio de pago mediante el cual abonar la cantidad adeudada en un establecimiento en el que hemos realizado una compra o solicitado un determinado servicio o realizar operaciones bancarias con la misma a través de los cajeros automáticos, por teléfono e Internet. Las compañías emisoras de tarjetas de crédito, con el objetivo de ganar clientes a la competencia, han asociado a la tarjeta de crédito una serie de servicios adicionales (seguros, descuentos en la compra o pago de determinados productos o servicios…) que hacen que la tarjeta de crédito no pueda hoy en día considerarse como tan solo un instrumento de pago.
Se trata de un contrato de adhesión entre la entidad emisora y el titular de la tarjeta de crédito. Como de todo contrato emanan obligaciones y derechos para las partes. Haremos un rápido repaso de las principales obligaciones de las entidades emisoras y de los titulares de la tarjeta de crédito.

Obligaciones de las entidades emisoras:

  •  Debe listar los comercios en los que se admite la tarjeta de crédito como medio de pago y facilitar la información al titular de la tarjeta.
  • Su principal obligación es la de satisfacer los pagos que el titular haya cargado en su tarjeta y dar crédito al titular.
  • Si así se ha acordado a la firma del contrato o con posterioridad se ha comunicado a la misma por parte del titular, aplazará y fraccionará los pagos cargados en la tarjeta de crédito.
  • Si anulara la tarjeta y no puede demostrar que la anulación se produce como consecuencia de una causa justificada, deberá responder por daños y perjuicios.
    Obligaciones de los titulares:
  • Llegado el plazo o vencimiento debe restituir el crédito que se le otorgo y en el caso que así fuera necesario los intereses devengados.
  • La otra gran obligación del titular de una tarjeta de crédito es la de uso y custodia diligente de la tarjeta. Este uso diligente incluye el no sobrepasar la cuantía de la que puede disfrutar, ni el tiempo pactado para la devolución de la misma.
Publicado en Tarjetas de crédito