La hipoteca y el préstamo hipotecario

El préstamo hipotecario es la cantidad de dinero que una entidad financiare le otorga a una persona —física o jurídica—, tomando como garantía real su vivienda o de algún otro bien inmueble.

Estos préstamos se inscriben en el registro de la propiedad.

El préstamo hipotecario es el método más común a la hora de comprar una casa o departamento. Resulta crucial cuando el titular no tiene demasiado dinero ahorrado. En casos así, el valor del préstamo hipotecario al que puede aspirar está determinado por dos factores: el valor de la tasación y sus ingresos.

 

  Entidad  TAE Diferencial  Años Nómina Seguro Hogar Seguro Vida
Hipoteca Azul Subrogación Ibanesto 1,64 E+0,38 30 No
  • Comisiones: 0,5% subrogación
  • Sin suelo hipotecario
  • Financian hasta el 70% de la vivienda.
  • Ibanesto se hace cargo de los gastos de tramitación de la hipoteca
  • Es necesario domiciliar nómina y 2 recibos
  • Devolución de un 3% de los principales recibos
Hipoteca Naranja ING Direct 2,47 E+1,20 30
  • Con amortizaciones anticipadas cuando se quiera
  • Requiere domiciliar la nómina y contratar seguros de hogar y vida
  • Sin comisiones

 

En países de Europa, la cantidad de un préstamo hipotecario que una entidad bancaria o financiera suelen ofrecer oscila entre el 70% y el 80% de lo que vale la vivienda. Las tasaciones corren por cuenta de empresas que trabajan para la entidad. Es preciso tener en cuenta que si el valor la vivienda está por debajo de los precios habituales del mercado inmobiliario, pueden surgir inconvenientes para el comprador del bien inmueble. La entidad va a restringir la cantidad de dinero del préstamo sólo a 80% del valor de la tasación, como máximo.

En cuanto a los ingresos —también en el caso de países europeos—, la cantidad de la cuota de amortización del préstamo está estimada en 40% de los ingresos netos. Si el cliente decide aportar otras garantías, este aspecto puede volverse más maleable al momento de otorgar un crédito.

En los préstamos hipotecarios es fundamental tener en cuenta el tiempo establecido para devolver la prestación. Pensando en la situación de cada persona, los bancos ofrecen préstamos a largo plazo. Por ese motivo, y dependiendo de la edad del cliente y de sus garantías, algunas hipotecas llegan incluso a los cuarenta años. Si se elige esta modalidad, hay que ser consciente de la subida de intereses y de la cantidad de su ahorro que irá a la vivienda.

A la hora de pedir un préstamo hipotecario, el cliente debe considerar cuál es el valor de la cuota mensual que esté dispuesto a abonar, de manera que no lo perjudique si su situación económica no es del todo estable. La entidad bancaria también piensa en situaciones así. Por eso ofrece productos hipotecarios con cuotas bajas al principio, o períodos de carencia, en el que sólo se pagan los intereses y no se amortiza el capital.
Hay varios tipos de intereses de un préstamo hipotecario, entre los que se destacan dos:
Fijo: cuando no se modifica durante toda la existencia del préstamo. El plazo de amortización: entre doce y quince años.

Variable: sucede lo contrario que en el anterior, ya que los intereses varían durante toda la operación.

También son comunes otros productos que se adaptan mejor a la situación de cada cliente. Por ejemplo, el préstamo hipotecario de interés mixto —se mantiene fijo hasta diez años, para luego convertirse en variable— y de cuota fija, que consiste en un préstamo de interés variable, pero con una cuota de amortización que no se modifica.

Aunque utilizamos indistintamente el término hipoteca y préstamo hipotecario conviene que conozcamos que la hipoteca, es el derecho real que recae sobre el bien inmueble que garantiza la devolución del préstamo que hemos solicitado, puesto que da derecho al titular de este derecho real a perseguir el bien aunque el mismo haya sido transmitido y tiene derecho de cobro preferente en caso de subasta del inmueble. Por tanto, a la hora de comprar o vender una vivienda debemos de conocer si esta libre de hipotecas u otros gravámenes.

Publicado en Prestamos, Crédito e Hipotecas