Deudas, el proceso de reunificacion de prestamos

El proceso de reunificación de préstamos consiste en poner en común, agrupar todos aquellos compromisos financieros que tengamos con diferentes entidades bancarias. Se trata de consolidar deudas de modo tal que los préstamos que tengamos adquiridos, ya sea a corto o largo plazo, puedan ser aunados en un solo compromiso, financiado a un plazo por lo general mayor, y que permite preocuparse por un solo objetivo, que pueda reducir la cuota mensual y que genere un interés más bajo del que se pagaría si las deudas no estuvieran reunificadas.

En este sitio web le ofreceremos diferentes alternativas para poder encontrar la mejor forma de reunificar deudas de modo tal que pueda escoger la entidad financiera que se acomode más a sus necesidades personales, puesto que, como veremos, hay distintas opciones que es bueno conocer en el rubro de la refinanciación de deudas.

Reunificar deudas supone una serie de ventajas que lo hacen una opción muy atractiva para aquellos que hayan asumido muchos compromisos como préstamos y créditos y necesitan alivianar un poco el peso de sus obligaciones juntándolos todos en uno solo. En primer lugar, permite evitar más de un dolor de cabeza pudiendo pagar una sola cuota mensual en lugar de tener que pagar varias letras por mes, que en general vencen en distintas fechas, lo que complica nuestra solvencia financiera.

En segundo lugar, este tipo de refinanciación deudas permite reducir en forma significativa los tipos de interés que pagamos por los préstamos que hemos adquirido. En general, aquellos créditos que son otorgados en forma rápida y con “urgencia”, suelen tener una tasa de interés muy elevada, llegando en algunos casos al 20 %. La reunificación de préstamos permite bajar el tipo de interés a porcentajes cercanos a los de los créditos hipotecarios, es decir, cerca de un 4 o 5 %, lo que aliviana mucho los pagos que debemos realizar cada mes, lo que supone una tercera ventaja: definitivamente pagaremos menos al consolidar deudas.

Otro claro beneficio de la reunificación de préstamos es que podremos extender los plazos en los cuales debemos hacer los pagos. Esto supone más eficiencia en términos económicos, puesto que al hacer una refinanciación de deudas podemos ampliar el tiempo que tenemos para pagar, lo que no significa que debemos pagar por más tiempo: cuando tenemos que pagar un préstamo hipotecario a 50 años, por ejemplo, la idea es que paguemos menos por mes, de modo tal que podamos juntar el dinero necesario para poder cancelar la deuda en menor cantidad de tiempo. Al mismo tiempo hay que recordar que una misma cuota fija, con el tiempo puede significar un menor desembolso en términos reales, puesto que un euro no valdrá dentro de 20 años lo que vale hoy.

Reunificar deudas también puede servir para deshacernos de créditos impagos que han sido registrados en ASNEF, RAI o Experian, o aquellos por los cuales nos han sancionado con embargos. De esa manera podremos limpiar nuestro historial de créditos y eliminar algo de presión que conlleva una situación de morosidad. En definitiva, la refinanciación de deudas resulta una herramienta eficaz y muy recomendable para aquellos que tengan una variedad de deudas y que necesiten pagarlas de la forma más cómoda posible.

 

Importante incremento en España de la reunificación de prestamos

De acuerdo a datos de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Créditos (Asnef), el aumento de la morosidad que se registra desde 2007 hasta la fecha va de la mano al mismo tiempo con un importante alza en el número de operaciones de reunificación de prestamos. De esta forma, esta solución financiera sigue ganando terreno en el mercado local.

Lógicamente, el incremento en los impagos trae como consecuencia la búsqueda de soluciones al respecto, entre las cuales la reunificación de prestamos parece ser una de las más requeridas en España. Los datos indican que alrededor de un 50% de los titulares de hipotecas y créditos han solicitado información para una posible reunificación de prestamos.

Esta mayor necesidad de reencauzar las finanzas familiares o empresariales se relaciona directamente con la crisis actual y provoca, a la vez, un mayor decaimiento del crédito en el país. Más reunificación de prestamos, en consecuencia, significaría también menos oferta crediticia, frente a los mayores problemas que observarían bancos y cajas para poder cobrarle a sus clientes.

Esta realidad ya puede palparse en las entidades financieras, que por ejemplo han entregado un 30% menos de créditos personales y un 40% menos de hipotecas en los últimos meses. También ha descendido la financiación en el sector automotriz, en el orden del 10%. Por otro lado, la reunificación de prestamos sigue en incremento y se erige como una posible salida a la crisis para muchas familias y empresas.

Publicado en Prestamos, Crédito e Hipotecas